Neumática 26/7/2018

Cómo garantizar aire comprimido de excelente calidad

Primero paso - El aire que es captado del ambiente por el compresor contiene agua en forma de vapor, aceite y partículas sólidas contaminantes perjudiciales a los equipos neumáticos o sistemas donde éste actúa directamente.

Segundo paso - Después de la compresión, este aire se torna saturado y pasa por un prefiltro coalescente, modelo Oil-X Evolution grado AO, de donde son retiradas las partículas sólidas (>=1 micrón), condensados y vapores de agua y aceite (>=0,6 mg/m³).

Tercero paso - Después de la prefiltración, el aire comprimido pasa por el secador de aire por refrigeración (modelo DRD). La función del secador es reducir su temperatura de punto de rocío de + 3ºC (modo continuo) hasta + 10 ° C (modo cíclico). Al alcanzar esa temperatura, el vapor de agua se condensa, haciendo el aire "técnicamente" seco.

Cuarto paso - El aire comprimido "técnicamente" seco pasa por el post-filtro coalescente (modelo Oil-X Evolution grado AA), que retira de él el aerosol de aceite (> = 0,01 mg/m³) y partículas sólidas (>= 0,1 micrón) eventualmente aún existentes en el sistema.

Quinto paso - Para sistemas donde sea necesario retirar vapores de aceite (olores), el aire comprimido aún pasa por el filtro de carbón activado modelo Oil-X Evolution grado ACS (> = 0,003 mg/m³ @ 21° C).

Haga clic en la imagen y vea la infografía.

1

Comité de Redacción ©Parker Hannifin Corp. 2016